/Tipos de competencias laborales: de las genéricas a las específicas
Tipos de competencias laborales: de las genéricas a las específicas2018-08-20T07:52:25+00:00

Tipos de competencias laborales

Tipos de competencias laborales

Los tipos de competencias laborales pueden variar dependiendo de la tipología utilizada. Por ejemplo, pueden clasifcarse como competencias básicas frente a competencias clave. Otra tipología haría referencia a las competencias según el puesto laboral o según la empresa.

En este artículo vamos a centrarnos en los tipos de competencias laborales en base a su distinción entre competencias genéricas o transversales frente a específicas, aunque también os mostraremos qué es una competencia básica.

Pero primero, ¿qué son las competencias laborales?

Hay que destacar que las competencias constituyen un nivel más profundo que la simple técnica. Mientras que esta última serían los conocimientos para ejecutar una tarea, la competencia es la capacidad para ejecutarla. Es decir, que una persona que ha aprendido escritura creativa tiene la técnica, pero puede faltarle la capacidad para poder ejecutarlo en un trabajo. Es decir que el saber realizar algo y realizarlo sería la competencia laboral.

Tipos de competencias laborales: competencias básicas

Tipos de competencias laborales competencias básicas

Estamos hablando del primer nivel de todos los forman parte de una competencia. Estas no son difíciles de encontrar en un candidato o en un empleado. Su nombre es ilustrativo: son  básicas.

Se trata de todas esas competencias que una persona necesita haber adquirido por el hecho de haber pasado por una educación básica. Leer, escribir, matemáticas básicas….

A su vez estas competencias se sub-dividen en dos:

  • Competencias personales: Aquellas adquiridas por la educación obligatoria, como sumar, restar o leer.
  • Competencias sociales: Integradas en la socialización. Saber ciertas normas de conducta básicas o de estándares sociales.

No hace falta ahondar mucho en ellas pues es normal que todas las personas las tengan. Pero hay casos excepcionales, como aquellos casos de empleados provenientes de otras culturas. En esta situación puede parecer que carecen de dichas competencias, pero en realidad tienen las competencias básicas de su cultura, lo que ya les permite desarrollar las de la nuestra.

Las competencias básicas las puede desarrollar cualquier persona. Puede que opines que determinadas personas con algún tipo de trastorno psicológico no tienen porqué, pero actualmente esas personas reciben su correspondiente ayuda que les capacita para ello. La carencia de competencias básicas no debe ser motivo de discriminación ya que todos pueden desarrollarlas.

Tipos de competencias laborales: las competencias genéricas o transversales

Ahora vamos a ahondar un poco más en un tipo de competencias que suele recibir dos nombres. Se las llama competencias genéricas o competencias transversales, en otros casos.

Como podrás imaginarte hacen referencia a competencias generales para cualquier tipo de empleo, sin tener en cuenta aspectos concretos del empleo. Ejemplos de competencias genéricas son la inteligencia emocional o el pensamiento creativo, son comunes a varios empleos aunque tomen forma distinta según la empresa o el trabajo específico en el que se desarrollen.

Tampoco son como las competencias básicas, ya que hay personas que tendrán ciertas competencias transversales que otras no tienen.

Las competencias transversales son clave para cualquier tipo de empleo. En concreto, es muy útil para Recursos Humanos establecer qué competencias transversales se dan en una empresa. Por ejemplo, si su cultura organizacional es muy creativa esa competencia es general en la compañía y deben poseerla todos los empleados.

Tipos de competencias laborales: competencias específicas

Tipos de competencias laborales competencias especificas

Ahora sí, el último nivel pertenece a todas esas competencias concretas que se refieren a un oficio específico.

Nos estamos refiriendo a aquellas que se necesitan para esos puestos laborales, por ejemplo, el trabajo de vendedor necesita la competencia transversal de inteligencia emocional y, específicamente, eso se traduce en la competencia de trato con el cliente.

También dentro de Recursos Humanos ayuda distinguir entre las competencias generales que se piden a todos los empleados, por ser comunes a la empresa, y aquellas para puestos concretos que existen dentro de la empresa.

Competencias generales y específicas son importantes, pero se les está dando más importancia a las primeras. Actualmente los trabajos cambian mucho y se valora más alguien con aptitudes generales que pueda aprender luego otras habilidades concretas, que alguien extraordinario en un solo aspecto.