/Organigrama de una empresa para organizarla y gestionar mejor tu capital humano
Organigrama de una empresa para organizarla y gestionar mejor tu capital humano2018-09-11T14:51:12+00:00

Organigrama de una empresa

Organigrama de una empresa

Se trata de un aspecto crucial para los Recursos Humanos. Marcado desde la dirección, el organigrama de una empresa permite la organización correcta de los empleados. Como es obligatorio tener un organigrama y conocerlo si se trabaja en Recursos Humanos, vamos a escribir sobre ello.

¿Qué es un organigrama de una empresa?

Se trata de una representación visual de las relaciones dentro de la empresa. Se establecen cadenas de mando, se agrupan empleados bajo departamentos, se organizan relaciones entre los departamentos….

El organigrama de una empresa es necesario para la coordinación de los departamentos, para saber cómo tomar las decisiones y permite un marco de actuación al personal.  Aunque cada vez está más de moda la idea de romper las estructuras clásicas, la organización no se abandona, solo se redistribuye.

Por tanto, sea como sea tu empresa y a lo que se dedique, necesita una estructura.

Recuerda siempre escoger adecuadamente el modelo teniendo en cuenta la cultura organizacional, el mercado en el que esté tu empresa y su sistema de organización actual. Puede que trates de crear una organización o que trates de describir lo existente, en ambos casos sé flexible.

Elementos del organigrama de una empresa

Elementos del organigrama de una empresa

Vamos poco a poco, desgranándolo para que aprendas más sobre ello. Existentes muchos conceptos relacionados y es mejor tenerlos en cuenta.

Estos conceptos que mencionamos servirán para poder crear un modelo adecuado.

Cadena de mando

Fundamental para establecer las responsabilidades. Se trata de establecer la jerarquía del trabajo. Si los trabajadores tienen responsables es legítimo que quieran saber claramente quiénes son.

Pero también ayuda a definir si determinados aspectos del empleado dependen de mandos más altos o cuantos niveles hay entre unos empleados y otros mandos.

Aunque se trata de un aspecto fundamental en una organización jerarquizada, todas deben tenerlo por muy flexible que sea. Por ejemplo, si un empleado tiene dos mandos superiores puede resultar confuso. Si no se establece qué responsabilidades tiene cada uno sobre ese empleado, este puede recibir instrucciones dispares. Esto se soluciona definiendo correctamente la cadena de mando.

Ámbito de control

En íntima relación con el anterior concepto. Se trata de la amplitud de mando de una persona, es decir, si tiene a muchos empleados bajo su responsabilidad o pocos.

Esto ayuda a definir la independencia de los empleados. Por lógica una persona con un gran ámbito de control tiene que dejar más libertad a los empleados.

Departamentos de una empresa

La creación de departamentos es esencial para la correcta organización empresarial. De esta manera se pueden crear planes de carrera, formaciones para departamentos concretos y, en general, dirigir acciones a grupos enteros de empleados.

Se trata de una tarea propia del análisis de puestos. Durante este proceso ya se habrá registrado en qué consiste cada trabajo y se podrán crear familias y departamentos.

En general hay ya una creación de departamentos de manera informal, por propias necesidades de la empresa habrá tenido que llevarse a cabo. Pero hay que tener presente de qué manera se dan esos departamentos.

Los departamentos pueden funcionar de manera atómica, es decir, con independencia unos de otros. O bien peuden ser flexibles favoreciendo la comunicación interdepartamental. Por ejemplo, actualmente muchas empresas comienzan a juntas el departamento de Marketing con el de Recursos Humanos o a favorecer la comunicación entre ambos ya que hay poseen elementos comunes.

Cómo hacer un organigrama de una empresa

Como hacer un organigrama de una empresa

Lo primero sobre cómo hacer un organigrama de una empresa es tener en cuenta todos esos conceptos que arriba hemos mostrado.

El primer paso es crear los departamentos, apóyate en los análisis de puestos que ya poseáis en la empresa. Una vez se ha hecho, lo mejor es estructurarlo de manera simple. Cada uno de esos departamentos dependen directamente del CEO o Director Ejecutivo.

Así tienes sólo dos niveles, si decides crear algún tipo de vinculación entre los departamentos es el momento de señalarlo.

Ahora añades niveles intermedios extrayendo los responsables del departamento que directamente se relacionen con el Director Ejecutivo. Luego estableces el siguiente nivel, aquellos que están directamente abajo y añades niveles hasta llegar al departamento en último grado.

Ten presente que ahora es meramente descriptivo del estado de la empresa. Pero al acabar quizá no te satisfaga la situación, puede que sea más óptimo para la empresa tener una menor cadena de mando o un menor ámbito de control. Esto ya depende de la estrategia empresarial, pero hasta que no lo describas y lo veas visualmente no sabrás las posibles incoherencias.

Por último, es bueno que asocies tareas y responsabilidades concretas a cada grupo de empleados de tu organigrama. Así verás redundancias en el trabajo o solapamiento de responsabilidades. Imagina que observas que un departamento tiene dos responsables, lo propio es que cada uno tengo un ámbito de responsabilidad distinto, pero si no se organiza se pueden solapar.

Organigrama general de una empresa: caso practico

Organigrama general de una empresa caso practico

Para verlo de manera general vamos con el caso del organigrama de la empresa Starbucks.

Starbucks tiene un organigrama matricial, es decir, híbrido entre distintos tipos. En concreto se basa en cuatro divisiones, que a continuación os explicamos.

En primer lugar, la organización funcional. Dividen, por ejemplo, entre Recursos Humanos, Marketing, Ventas…. Es la forma más clásica y que ellos también incorporan. Este primer elemento es sencillo, el CEO y debajo de él cada uno de los departamentos.

Pero añaden otras divisiones, como la geográfica. De cada uno de los departamentos surgen tres divisiones más: América, China y Asia-Pacífico y, por último, Europa, Oriente Medio y África. Que, a su vez, se subdividen en Oeste, Noroeste, Sudeste y Nordeste.

Así, hay un responsable de marketing bajo el que hay un responsable en cada una de las tres divisiones, que a su vez tienen a otros cuatro responsables a cargo cada uno.

El siguiente nivel lo representa la división por producto. Café, productos horneados, tazas…

Y, finalmente, la última de todas las divisiones es la del equipo. Esta última división se da en restaurantes y supone un equipo para cada una de las filiales.

Si tu empresa es más pequeña este exceso de divisiones es innecesario. Pero si ves una división de una empresa tan grande es más fácil de adaptar a una más pequeña si simplemente eliminas divisiones innecesarias.