El teletrabajo es una opción cada vez más generalizada a nivel internacional y una forma de romper barreras en la captación de talento. Sin embargo, desarrollar un sentimiento de pertenencia con una dinámica de trabajo en remoto puede resultar complejo.

¿Cómo influye la cultura corporativa en una plantilla que trabaja a distancia? ¿Cómo gestionar procesos diarios con el mismo nivel de implicación?

A favor del teletrabajo hay defensores y detractores; no hay duda de que es una cuestión que genera debate. En cualquier caso, los procesos de digitalización y las adaptaciones tecnológicas permiten que el trabajo a distancia sea una realidad. Ello implica adoptar rutinas profesionales que suponen, no sólo la transformación de un buen número de procesos, sino que además constituyen un cambio cultural y una forma de relacionarse diferente.

Para el área de recursos humanos es indudable que el teletrabajo abre fronteras para contratar personal más cualificado, sin importar su ubicación. También favorece la retención del talento, pues esta modalidad de empleo permite una mayor conciliación de la vida personal y profesional.

Así pues, se puede afirmar que, en términos generales, el trabajo a distancia es algo muy valorado por los profesionales, que conciben el teletrabajo como un factor que les aporta mayor calidad de vida. En este sentido la cultura corporativa sería más fácil de inculcar en un empleado satisfecho y motivado.

Pero no nos engañemos, no se trata únicamente de aportar comodidad. Tener al empleado alineado con la cultura de la empresa y sus procesos es un trabajo del día a día. Veamos unos cuantos consejos valiosos para la consecución de la estrategia de RR.HH. a distancia.

 

Las claves para gestionar RR.HH. distancia

Gestionar el área de recursos humanos a distancia plantea todo un reto. Para Zain Hasan, CEO y fundador de la consultora británica NICG, la clave está en enfatizar la transparencia y crear unos canales de comunicación fluidos.

1. Establece objetivos individuales.

2. Explica la importancia de alcanzar esos objetivos y lo clave que es la tarea personal de cada empleado para alcanzarlos.

3. Establece canales de comunicación directos.

Es realmente importante que hagas ver a los managers de cada área que deben mantener una conversación fluida y personalizada con cada uno de sus empleados. Esto está muy relacionado con la delimitación de objetivos. Cada trabajador debe saber que es una pieza clave y que su responsable está trabajando codo con codo con él para alcanzar los objetivos propuestos.

4. Comunicarse en “tiempo real”.

Hay que priorizar las herramientas a de comunicación en directo. Utiliza la que más te guste, Skype, Slack, HubSpot… cualquiera que te permita mantener conversaciones personales y colectivas en tiempo real.

5. Utiliza un gestor de tareas para todo el equipo

Hay muchas herramientas que permiten administrar tareas y asignar proyectos. También es una forma de todo el equipo compruebe el estado de cada trabajo en cualquier momento (también en dispositivos móviles). Uno de los más conocidos es Wunderlist.

6. Celebra los éxitos

Si el equipo ha trabajado bien, hay que reconocerlo. El agradecimiento debe convertirse en un hábito imprescindible que fomenta la productividad y el espíritu de equipo.

7. Obtén siempre un feedback

La comunicación debe ser bidireccional. Esto implica que es crucial conocer la experiencia del empleado en la empresa. Configurar lo que denominan employee journey map experience es importante de cara a desarrollar con éxito un alto nivel de compromiso.

 

Perspectiva del teletrabajo en España

Si a nivel internacional hay cada vez más teletrabajadores, en España el teletrabajo no está en su mejor momento. Según el  Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el número de empleados que trabajan desde su casa ha descendido en más de 95.000 personas entre 2013 y 2014 (no existen datos posteriores), frenando la tendencia ascendente de años anteriores. El año estrella del teletrabajo fue 2013, cuando más de 780.000 empleados trabajaban fuera de su oficina, mientras que 492.000 personas lo hacían a menudo.

El por qué de esta dinámica inversa, explican los analistas, está en la recuperación económica y en las reticencias de una cultura eminentemente “presencialista”.

¿Qué opinas tú, crees que el teletrabajo es una gran oportunidad para captar y retener talento? ¿Te parece que el desempeño y las relaciones con los empleados pueden ser igual de efectivas que en modelos no presenciales?