El employee engagement se define como el vínculo emocional del empleado con la empresa. Se trata de una métrica cada vez más apreciada para conocer el nivel de satisfacción del empleado y la fortaleza de la cultura corporativa.

A continuación vamos a ver una serie de empresas cuyas políticas corporativas, ya sea por su nivel de innovación o por la confianza que depositan en sus empleados, suponen todo un ejemplo de inmersión de los trabajadores en la cultura y los intereses de la empresa.

 

  1. Botón de satisfacción

Seguro que muchos de vosotros utilizáis Slack en el trabajo. Se trata de una herramienta de comunicación en tiempo real, utilizada fundamentalmente en entornos laborales como chat de equipo. Desde su nacimiento en 2013, la compañía ha experimentado un rápido crecimiento, llegando a reemplazar el emailing interno en muchas empresas.

Slack ha contratado los servicios de Officevibe, una compañía responsable de implementar sistemas de sondeo de satisfacción en empresas. Solo el hecho de que existan empresas dedicadas a esto nos da una idea de la importancia, que cada vez más empresas, otorgan a medir el engagement de los empleados.

El resultado ha sido la instalación de un bot llamado “Leo” que permite a los empleados calificar su nivel de satisfacción en tiempo real.  Otro ejemplo de los sistemas de monitarización en línea, que sustituirían al tradicional annual employee review por un sistema de comunicación bidireccional e inmediata.

 

  1. Vacaciones pagadas

Steffen Maier, a través de Entrepreneur nos muestra los siguientes ejemplos.

Full Contac es una firma de software basada en Denver, Colorado. Esta empresa ofrece a sus empleados 7.500 dólares anuales para que los gasten en vacaciones pagadas. Eso sí, serán unas vacaciones reales; no está permitido recibir o emitir llamadas o mensajes de trabajo. ¿Por qué? Parten de la premisa de que los empleados que realmente disfrutan de sus vacaciones sin pensar en trabajo vuelven con las pilas cargadas. Siguiendo este razonamiento, unos empleados agradecidos estarían más comprometidos a trabajar por una empresa que se preocupa por su bienestar.

Desde luego como método para captar y retener talento difícilmente puede mejorarse. Sin embargo, es evidente que ese desembolso no se lo puede permitir cualquier empresa. Pero tal vez sí otro tipo de incentivos, como algún día extra o una escapada rural. Cualquier detalle que suponga un reconocimiento al esfuerzo relacionado con la desconexión de la rutina será bien recibido.

 

  1. Implicación en otras áreas y viralidad

Otra empresa con una envidiable cultura corporativa es Southwest Airlines. La aerolínea lowcost, líder en número de pasajeros domésticos, goza de excelente nivel de satisfacción entre sus empleados.

Ello es en buen modo resultado de prácticas de integración como, por ejemplo, la que permite a los empleados participar en el diseño de los nuevos uniformes.

Más espectacular, por ser mundialmente famoso es el siguiente ejemplo en forma de vídeo; el que grabaron a uno de sus auxiliares de vuelo mientras explicaba a los pasajeros las normas a bordo de un modo, digamos, diferente. El video se hizo viral en poco tiempo y es una muestra excelente de cómo los empleados pueden transmitir entusiasmo por su trabajo y, al mismo tiempo, fortalecer la imagen de marca de la compañía. Si no lo has visto, ¡no te lo pierdas!.

Y como los reconocimientos públicos son valorados como una fuente de motivación general, el CEO de la empresa hace una mención especial una por semana a aquellos empleados que han destacado por ir más allá de lo meramente exigible. Lo mismo hacen con la revista mensual, en este caso, destacando al empleado del mes.

 

  1. Notitas de aprecio

Legal Monkeys Es una firma de gestión de registros legales con base en Texas. Su fórmula de generar engagement se basa en tender lazos emocionales, es decir, demostrar afecto. Y es una técnica sorprendentemente sencilla. Disponen de un marco de cristal donde los empleados pueden dejar notas a alguien en particular. Esas notas pueden permanecer en el escritorio del destinatario o, si este lo prefiere, pasársela a otra persona del equipo.

Asimismo, cada logro del equipo se publica en Facebook, para celebrar un trabajo bien hecho y compartirlo con la comunidad interna y externa.

 

  1. Tu aportación es importante

Screwfix también desarrolla un mecanismo simple con buenos resultados para mejorar los niveles de involucración de sus empleados. Este distribuidor inglés de electrodomésticos propone a sus empleados cada dos semanas la oportunidad de dar un feedback sobre cualquier aspecto a sus managers.

Y no te pierdas los resultados. Entre otras cosas, gracias a esta evaluación 360º, se consiguió implementar una nueva tarjeta de cliente que acelera el proceso de compra. El proceso era tan sencillo como ingenioso: gracias a la identificación individual de cada cliente se conseguía que estos pudieran hacer la compra de manera más rápida.

Así fue como, resultado de la propuesta de un empleado, mejoró sustancialmente la experiencia del cliente final. Una vez más se demuestra que cada empleado puede aportar algo valioso que trasciende a sus responsabilidades.

Esta misma reflexión es la que hace el propio CEO de Screwfix, Andrew Livingston: “muchas mejoras pueden venir de empleados involucrados que entienden los objetivos de negocio y son escuchados”.

 

  1. Compartir es sinónimo de felicidad

Disfrutar de refrescos gratis, disponer de libertad para decorar su trabajo, organizar fiestas de empresa cuando finalizan grandes proyectos… Estas son solo algunas de las políticas de fomento de la cultura corporativa que lleva a cabo Dreamworks.

Otra ventaja muy apreciada por los empleados es la posibilidad de compartir sus proyectos con otros colegas, proyectos no relacionados con el trabajo. Este tipo de intercambios también se lleva a cabo en otras empresas como Google, donde se cultiva especialmente la creatividad.

¿Qué te han parecido los ejemplos? Lo cierto es que muchas de estas ideas son fáciles de llevar a cabo y no requieren un gran presupuesto ni un cambio importante  en los flujos de trabajo.

Y sin embargo, la instauración de programas como los que hemos visto ayudan a reforzar la cultura corporativa y mejoran la motivación de los empleados, que se sienten verdaderamente parte de la empresa. Estos pequeños cambios nos enseñan que conseguirlo no es una utopía.