A día de hoy pocas empresas españolas tienen definido un sistema para conocer la experiencia de sus empleados en la compañía. No obstante, este es un aspecto crítico para elaborar una estrategia de employer branding (o marca empleadora) y desarrollar una cultura corporativa que permitan a la organización ser competitiva a la hora de captar y retener talento.

La principal metodología para obtener un feedback del empleado con su empresa es el llamado Employee Experience Journey Mapping.

Basada en el sistema de Customer Experience Journey Mapping (para analizar el comportamiento del consumidor), este conjunto de técnicas trata de obtener información sobre aspectos relevantes para la imagen de marca de la empresa, en particular aquellos que afectan a su cultura corporativa.

En términos generales, el sistema de análisis de la experiencia de usuario pasa por las siguientes fases:

  • Percepción de las necesidades materiales y emocionales del empleado
  • Análisis del impacto de la estrategia empresarial en la relación del empleado con la empresa.
  • Análisis de oportunidad: entender qué está pasando, qué puede mejorarse para conocer las necesidades de los empleados.
  • Innovación: diseño de soluciones que aporten valor al trabajador y favorezcan el desarrollo de una cultura corporativa potente.

Analizando la experiencia de empleado

Una buena experiencia del empleado va más allá de ofrecer unas condiciones laborales que le satisfagan o de fomentar el “buenrollismo” en las interacciones del departamento de HR. El análisis de la experiencia de empleado y la implantación de una estrategia consiguiente abarca muchos otros aspectos, tantos como puntos de interacción del trabajador con la compañía.

Así pues, este “viaje” involucra a gran variedad actores, cada uno de los cuales es el responsable de una parte del proceso. De cómo resulte la experiencia dependerá el desarrollo de una determinados aspectos estratégicos:

  • Comunicación interna.
  • Employer branding.
  • Organización del área de RR.HH.
  • Herramientas de interacción con el empleado (portal de empresa, intranet, programas de fidelización, etc.)
  • Tecnología implantada para medir la experiencia de empleado y, por ende, el compromiso del empleado con la empresa.

Casos de éxito: Airbnb y “el lugar de trabajo como experiencia”

 Grandes empresas como Google, Apple, Cisco, Vodafone, P&G, AirBnb, L’Oréal o Coca-cola han rediseñado su área de recursos humanos para adoptar sistemas que permitan implantar una cultura corporativa sin precedentes.

En este artículo vamos a fijarnos en uno de los máximos exponentes en el diseño de experiencias de empleado: Airbnb. La compañía, con alrededor de 2.000.000  propiedades disponibles en 34.000 ciudades y 191 países, ha desarrollado toda una ingeniería de Employee Experience para construir una filosofía que definen como “el lugar de trabajo como experiencia”.

Tal es la importancia que Airbnb otorga a la experiencia de usuario que, el que fuera director de RR.HH, pasó a ser Global Head of Employee Experience, Mark Levy.

Levy argumenta que el lugar de trabajo es una experiencia en sí. Su estrategia se basa en crear experiencias diferentes que abarcan todos los puntos de contacto del empleado con la compañía; desde cómo se le selecciona y se le forma, al ambiente de trabajo, el tipo de actividades que se le ofrecen o la comida que comparten con él.

Airbnb quiere estimular las sensaciones psicológicas, pero también físicas de sus empleados. Por ello, su estrategia influye incluso en propio diseño de los espacios. Las oficinas de Airbnb constan de una única planta mayoritariamente diáfana, con cocina y comedor incluidos. De este modo puedes trabajar solo o rodeado de compañeros, lo que contribuye a crear un espíritu de equipo.

Todo se reduce, en palabras del propio Levy, a “construir un lugar al que quieras pertenecer”.

Y parece que la estrategia funciona, porque según las métricas de compromiso de los empleados con la cultura de la compañía, nada menos que un 90% de sus trabajadores consideran Airbnb como un buen sitio donde trabajar.

Las técnicas se generalizan y de un modo u otro, cada vez más empresas se preocupan por establecer sistemas que permitan analizar y estimular el compromiso de sus trabajadores. ¿Qué opinas de los sistemas sofisticados que hemos visto? ¿Crees que hay alguna forma de medir el ROI de estas acciones objetivamente? Cuéntanos qué tipo de acciones desarrollas para fomentar la cultura corporativa en tu empresa.